Un cuento…

Publicado: 02/21/2011 en Libremente...

Esta es la historia y la deshistoria de un chico (utilizaremos chico pues hombre implica mas cosas, y se llamara Chico), hace ya un tiempo, no mucho pero tampoco fue ayer, que tras pasar toda su vida, o sus inicios,  sujeto a la disciplina familiar y social, donde habia unas prioridades donde le enseñaban a girar la cabeza sin rechistar cuando las cosas no eran políticamente correctas o simplemente no le gustaban, esa educacion en la que después se podía crtiticar a la sociedad sin apenas pestañear, entendiendose que él no forma parte de ella por estar un escalón o más por encima… pero vayamos a esta historia y deshistoria de verdades y mentiras de hechos y deshechos de realidades y ficciones holografiadas.

Chico terminó bachiller y se encontraba en COU, un estudiante del montón, como todos, pero siempre con algún pero en la escuela, normalmente por comportamiento y actitud donde siempre los profesores le decian a sus padres, “Si estudiara y se esforzara más no habría problemas y las cosas le irian mejor que bien”, frase que sus padres le repetian cada vez que hablaban con su tutor o profesor de turno, pues esta frase no era nueva para Chico, era la tipica frase de profesor pelota a los padres. Los padres tampoco querian apretarle mucho, y tampoco les preocupaba que iba a estudiar, pues mientras entrara en la universidad e hiciera una de esas carreras para estar en una empresa buena, medico estaría bien pero no lo veian sus padres como tal.

Asi que con el paso del tiempo Chico fue estudiando, fue a la universidad empezo una carrera y como no, no necesitaba mucho esfuerzo, que más da lo que estudie, nunca le iban a echar a no ser que la liara muy gorda o no aprobara ninguna, pero ahi estaba, de los mas tranquilo, no tenia prisa por terminar, ademas, trabajo habia asi que tampoco le preocupaba. Siempre se decía, “cualquiera puede tener estudios universitarios, sólo tiene que tener tiempo”

Con el tiempo y haciendo lo que hacían todos acabo terminando la carrera, en algo más de tiempo pero la media de terminar los estudios era esa y tampoco le preocupaba, “estaba en la media!!” que más se le podía pedir a alguien que nadie le habia prestado la atención suficiente pero tampoco había sido despreciado, simplemente Chico acabo la carrera sin demoras excesivas.

Al terminar, y ya después de buscar trabajo,  encontró rápidamente trabajo en una empresa muy buena, de esas que hecharte es difícil y que el trabajo es fácil, más aún para un licenciado. Chico estaba feliz, tenía trabajo y de hecho vacilaba con sus colegas y amigos, “he encontrado trabajo a la primera, con mi primer sueldo”, asi que como tenía novia y llevaban un tiempo, no mucho pero tampoco poco, y ella trabaja también, empezaron a buscar un pisito. Lo habian hablado pero con un sueldo no podian, asi que al conseguir Chico el empleo se decidieron a buscar en serio, pero lo que se dice en serio, no el típico “me gustaría vivir aqui o alli”. Asi que, asi lo hicieron, y encontraron un piso como diria la novia de Chico, “monisimo, para nosotros dos no necesitamos más” asi que fueron al banco, pidieron la hipoteca y les dieron más dinero de lo que necesitaban, asi que lo amueblaron, y  ampliaron su hipoteca un poco para cambiar el automovil de Chico, que estaba viejo y había que cambiarlo, tenia ya cinco años, y mucho mejor el coche que anuncia el tipo este que corre. Además, los números les cuadraban perfectamente y sus padres estaban de acuerdo, hay que invertir y eso es un valor seguro, el importe mensual de la hipoteca era el importe del sueldo de Chico, pero tenían, con el de la novia, para ir tirando y vivir bien, además el alquiler de un piso era del mismo importe que la hipoteca, asi que mejor comprar, “es un valor seguro” solía decir el padre de Chico, la madre le decía que viviera con ella y asi después, como era muy maja, que se casaran y tal y cual… cosas de madres. De ese tipo de pensamiento vete a vivir antes de casarte y así después no hay sorpresas, como sí sólo se divorciaran los que se nunca han vivido juntos, no hay nada como justificarse. Y lo que piensan es que la gente se divorcia porque se casa…

Asi que Chico y la novia que más podian pedir, se habian independizado, tenian trabajo los dos y todo era genial, fantástico, maravilloso…

Al tiempo Chico llego un día a su casa y le comentó a su novia que estaba en un departamento nuevo y que tendría que usar el coche, pero que le iban a pagar “DIETAS!” eso era lo mejor de todo, no le subían el sueldo pero si le daban unos cheques comida, para comer cerca de la oficina o si le cogía lejos de su casa y no le daba tiempo, no le parecía mal a Chico pero el sueldo no le daba tampoco para mucho, pero tenia trabajo que era lo más importante, era un hombre de provecho. Y ahí estaba, al pie del cañón, y la empresa lo sabia… sabia demasiado, de hecho con el tiempo le dieron un seguro de salud en vez de subirle el sueldo, pero Chico estaba contento y la novia más, “Que bien seguro medico privado”. De hecho hasta la hipoteca tenia un tipo de interés especial por trabajar donde trabajaba Chico, de hecho lo comentaba con su colegas y amigos, “Que gran empresa! así se hace que la gente se implique y la verdad es que va bastante bien, hay un montón de trabajo y el tema esta que no para. Fijaros si hay trabajo que debemos contratar inmigrantes porque nos falta mano de obra”, un amigo le replico “hombre, sobrar lo que se dice sobrar, hay casi dos millones de parados”, Chico puso cara como si su amigo estuviera tonto o loco, no lo tenía muy claro, y le respondió: “esos no curran porque no quieren, además quien va a trabajar por 600€ al mes, si es que el tema esta así, economía de mercado, chato!”. Además, eso es lo que decian los economistas en la tv, radio y prensa escrita, vamos en los medios de comunicación.

El tiempo pasaba Chico estaba en esa empresa que no le pagaba mucho pero que le daba tantas ventajas que valía la pena seguir trabajando, ademas no podia dejar de trabajar, tenia que pagar la hipoteca, el coche a 30 años, los muebles a 30 años…y su empresa lo sabía, claro que lo sabía la empresa. Y ahí estaba Chico, tirando, de vez en cuando en tv ponían unos programas de la vida de los demás y donde salía gente hablando que pagaba 200 pesetas de alquiler y cobraban 800 pesetas, y lo máximo que se le ocurría decir es que como había subido la vida. Esos programas donde decían que China iba camino de ser la primera potencia mundial, y como mucho decía, “estos chinos como curran, llevan el trabajo en las venas…”.

Con el tiempo la economía empezó a ir peor y claro, hubo recortes, a Chico no le tocó irse a la calle, pero su jefe le dijo que tenía que currar más, y que en vez de terminar a la hora de la comida terminaría por la tarde. No podía Chico decir que no, tenía que pagar esa hipoteca que le cubría más del sueldo, ya que el y su novia habian gastado más de lo que un sólo sueldo podía cubrir, asi que a lo que dijera la empresa, incluido los sabados… solía decir su jefe, una especie de especimen que parecía que fuera a heredar la empresa “son tiempos de valientes”, y al poco hubo recortes de sueldos, trabajando más horas. A la novia le pasó algo parecido.

Así que la vida de Chico era algo así como levantarse por la mañana, temprano, a las ocho de la mañana en la oficina, a las dos terminaba de trabajar para irse a comer, al lado de la oficina porque a las tres entraba de nuevo, y así hasta las ocho y media de la tarde. Iba al gimnasio, el de la empresa, lo tenia al lado y le evitaba perder tiempo, así que cuando salia de su clase de spinning justo después de haber aplaudido al monitor por haber gritado más que nunca, se iba a su casa, cenaba y se quedaba mirando la tv con su novia, hasta caer dormido, como su novia. Con suerte algunos sábados libraba, así que podía dedicar la noche del viernes y el sábado a salir con los amigos y tomarse unas copas, para estar el domingo roto, y el lunes volver a empezar.

Había pensado buscarse un trabajo nuevo, pero no encontraba nada, los tiempo no eran buenos. Asi que abrazaba a su novia, futura mujer en pocos meses, y se decían “qué felices somos!, que más le podemos pedir a la vida”.

Y vivieron explotados y comieron pollos… pero lo mejor es que nunca fueron conscientes de su condición…

Anuncios
comentarios
  1. Oscar t. dice:

    Muy bueno Luis, cada vez mas y sin darnos cuenta mas exclavos. Mas corazon en nuestras decisiones y creo yo que todo iria mejor.

    saludos

  2. La cruda realidad amigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s